11 de mayo de 2016

La bonita historia de TangleBee y los Legends del Poniente

En la imagen, está Super Bumblebee Titan (#2,534), el que hasta el momento es el único representante de ese tamaño dentro de la línea Robots in Disguise y, de paso, el Bee transformable más grande de la historia. La primera vez que vi a esta figura fue por allá del lejano mes de diciembre del año pasado. Su precio: 1,649 pesos. Demasiado, incluso para sus casi 50 cm de altura. En aquel momento, la mejor opción era esperar a que el precio bajara después de la temporada navideña. Total, había muchos en varias tiendas y por el precio, dudé que se agotara. Vamos, todavía hay figuras Supreme de Beast Hunters en varias jugueterías de por acá. Era casi un hecho que se convertirían en shelfwarmers entrado el 2016 y sería ahí cuando valdría la pena adquirirla.

Digamos que mi pronóstico no fue del todo atinado. Para finales del mes de enero, muchas de las jugueterías de Walmart en donde la vi, ya no la tenían. Dudo que haya sido por venta, más bien creo que la reubicaron en Bodegas Aurrera o en sucursales de provincia. Las pocas tiendas que todavía conservaban algunas piezas mantenían el mismo precio. Este Bee parecía no ceder. Ya en febrero, la figura por fin dio el bajón de precio: 1,099 marcaba la etiqueta. Fue un descuento considerable, pero todavía no suficiente. Cuando alcanzó este precio, sólo un Walmart de todos en los que en su momento la tenían, conservaba ejemplares. Muy pocos, no debieron ser más de 6. Para cuando terminó el mes, la figura desapareció de los estantes.

Fue a mediados de marzo cuando dos piezas aparecieron en mi Walmart de confianza. Su precio: 345.03 pesos. Apenas el 21% de su costo inicial o con un 79% de descuento, como prefieran verlo. Ni en mis expectativas más ácidas esperé verlo a ese precio. Esperaba algo en el terreno de los 800 o 700 pesos, tal vez, pero nunca un precio tan bajo. Pero había un sacrificio: las dos figuras tenían un detalle y tenía que escoger cuál de los dos “desperfectos” era el más tolerable.

Uno de los Bee’s no tenía las dos ruedas frontales del modo vehículo. El otro, estaba salpicado con Tang. Adivinen cuál elegí...

Así se veía en uno de sus peores ángulos el Tangblebee. Sí, no era tan grave, pero lo suficiente como para que se notara. Había varios rastros rojizos pegajosos en los rinconcitos de la figura —BTW, asumo por la consistencia y el olor dulce que era Tang. PREFIERO pensar que lo era—, pero ninguna macnha fue rival para el poder de las toallitas desinfectantes. Después de algunos minutos de limpieza, la figura quedó en perfecto estado.

La transformación de Bumblebee, con todo y su monumental tamaño, corresponde más a la de un robot Legion de esta línea; simple al grado del insulto. Pero ambos modos salen bien librados y el juguete incorpora luces y sonidos electrónicos. Cuando presionas la insignia Autobot en el pecho del robot, los ojos se iluminan y palabras bien profundas como “Bumblebee” y “Autobots” salen del juguete. Cuando está transformado en modo vehículo, un botón en el capó produce sonidos de automóvil y un extracto del tema musical TF clásico. De acuerdo a lo que leí, la versión norteamericana trae alrededor de 6 frases más en el modo robot, todas en inglés, pero ya sabemos que la gente en latinoamérica no sabe este idioma, entonces Hasbro prefiere dejar aquellas que no causen confusión.

(sigh...)

Para variar un poquito, el quinto Wave Legends (y primero del 2016) correspondiente a Combiner Wars, llegó completito a nuestro país. Durante esa misma visita a Walmart, ahí estaban sus cuatro integrantes: Shockwave, Chop Shop, Pipes y Buzzsaw (#2,535 a #2,538). Esto me deja a 3 figuras Legends para ponerme al corriente en este apartado CW. Y como he perdido completamente la fe en la distribución TF en nuestro país, terminaré comprándolas por medios alternos. Esto ya ni debería ser tema de conversación. Prometo no dedicarle más líneas a este asunto tan desesperante en el futuro.


Nunca se tienen demasiados Shockwaves...

Al final, la espera por el Bee valió la pena. Creo que nunca sabré (a menos que un buen samaritano con info al respecto comparta sus conocimientos) si el precio tan bajo del juguete respondió al terrible estado en el cual estaban las dos figuras o si realmente se trató de recuperar lo más posible de una figura que tenía un costo excesivo. Llámenme loco, pero creo que muchos fanáticos TF pagarían hasta 2,500 por sets Combiner Wars completos. Pero cualquier figura que supere los 1,500 pesos en nuestro país, se arriesga a terminar en barata franca.

Y para los que lo pensaron: sí, en algún momento consideré quitarle las ruedas al Tanglebee y ponérselas al otro. Pero no pude :(


Objetivo: Adquirir los Classics, Universe y Generations que se me han pasado para tener mi subcolección en un nivel decente.

Este cuarteto Legends de Combiner Wars contribuye a alcanzar esta meta

Restan 20 figuras para cumplir el objetivo.


Objetivo: Tener al día mi subcolección de Shockwaves.

Shocky Legends es mi primera figura dentro de esta tarea.

Restan 4 figuras para cumplir el objetivo.