29 de septiembre de 2015

Gracias, Shoji–san

Esta es la entrada en la que por fin hablaré acerca de 'esa compra' que he mencionado tanto durante las más recientes entradas del blog. Todas las figuras que aparecen en esta imagen pertenecieron al último trato que realicé con uno de los mejores dealers que he conocido durante todo el tiempo que llevo en esto del plástico transformable.

Hace algunos meses, recibí un correo en donde el dealer en cuestión me mencionaba que, desafortunadamente, tendría que cerrar su tienda en Hokkaido el pasado mes de agosto. La situación económica lo llevó a terminar un negocio con casi 30 años de historia. Lo que en un inicio parecía una historia triste relatada en un correo electrónico, se convirtió en algo positivo, pues él me explicó que ahora emprendería una nueva aventura en otro tipo de negocio con su familia y amigos en otra ciudad de Japón. Por ello, durante el verano, tendría una venta flash para tratar de liquidar el inventario de su local.

Entonces, las figuras de la imagen son las que pedí, y pues venían con unos obsequios a manera de agradecimiento "por todos los años de buena compra y lealtad".

:)

Este dealer fue uno de los primeros que encontré en eBay cuando comencé a realizar compras en ese sitio. Después de varios tratos, el contacto ya se hacía de manera directa por medio de Paypal sin necesidad de un intermediario. Siempre hubo mucha amabilidad, excelentes hallazgos, muy buenos precios y, sobre todo, confianza.

Y justo fueron esos factores los que llevaron a que las compras fueran cada vez más frecuentes y numerosas. Cuando estaba por alcanzar mi figura #700, el dealer en cuestión visitó mi blog, después de que me mostró fotos de su tienda y de sus piezas más preciadas. Se convirtió en un asiduo lector que sabía lo que yo buscaba y aquellos robots que me interesaban. Fueron varias ocasiones cuando él ofreció mejorarme el precio de figuras que pensaba adquirir o incluso, encontró durante sus múltiples viajes a Hong Kong y Taiwan figuras que yo buscaba.

Estos son sólo algunos de los robots que conseguí gracias a él:

Mi Nemesis Prime RID. Ese Black Convoy que llegó durante una semana de pesadilla en 2008, fue la primera figura que le compré.

Todo el contenido de la Evil Box —incluido este Prime Masterpiece negro— que llegó como intermedio mientras documenté la Gran Caja G1 en 2010.

Él encontró al Dyno Guyst sobreviviente de un incendio, una de las figuras Brave que pensé nunca conseguir.

En 2012, durante un viaje, encontró a la versión 2.0 del Hercules Devastator TFC, el cual me vendió a un precio insuperable.

El año pasado, me ayudó a cumplir un sueño de la infancia, al conseguirme dos increíbles versiones del Voltron de Vehículos: la Miracle Metal Works y la Matchbox.

En una búsqueda rápida en mi correo, encontré registro de 33 tratos que realicé con él, desde el primero en 2008, hasta el más reciente en junio de este año. Alrededor de 160 robots totales llegaron a las filas de la Colección gracias a su tienda; desde piezas populares hasta verdaderos tesoros que nadie más pudo encontrar. Como dato curioso, está el hecho de que el primer trato —el del Nemesis Prime— fue la única compra en la que sólo le compré una figura; en los 32 restantes, siempre fueron arriba de 3 robots.

La situación económica se ha vuelto muy compleja en los últimos años y así como he visto coleccionistas detener su afición o vender sus figuras para dar paso a otras prioridades, esta misma situación ha obligado a vendedores a cambiar de giro, probar suerte en otras áreas o simplemente cerrar sus negocios. Es algo triste, sobre todo cuando se trata de personas amables que siempre dieron ese extra que los coleccionistas buscamos.

Aunque la tienda física cerró definitivamente en agosto, el inventario que sobrevivió a la venta flash todavía está en manos de mi dealer. Éste será liquidado de manera paulatina hasta finales de este año. "Si haces una segunda compra final, el envío va por mi cuenta :)", fue la oferta que recibí de él, cuando le informé que el último pedido había llegado sin problema. El tiempo y la situación económica dirán si realizo o no una última compra. Espero que sí.

Pero, de cualquier modo, quisiera aprovechar esta entrada para agradecerle a uno de mis dealers más longevos y confiables por 7 años y medio de excelencia, amabilidad y confianza. Espero de todo corazón que el futuro traiga para ti y para tu familia sólo buena fortuna. Gracias, Shoji–san.