2 de diciembre de 2016

¡2,700! Optimus Prime G1 IGA

El caprichito que me costó poco más de cuatro años de coleccionismo. Ya tenía 1, 2, 3 y 4 versiones del Líder Autobot original —eso sin contar el Pepsi Prime y el Chronicle—. Pero no... el niño quería uno como el que tuvo allá por 1986.

No contaré la historia de mi primer Optimus de nuevo. Eso también lo hice aquí. Sólo contaré lo complicado que fue hacerme de uno. He estado a punto de comprar un Prime IGA, sin exagerar, unas 40 veces desde que comencé formalmente a coleccionar (es decir, desde que llegué a las 100 primeras figuras). Una pesadilla, les digo.

Cuando no le faltaban accesorios, tenía unos que no eran originales, o la figura estaba muy dañada, o tal vez tenía stickers de los Thundercats en el remolque (no es broma), o la caja no era original o el vendedor creía que un Optimus Prime G1 IGA costaba 10,000 pesos. ¡Ja ja ja ja...! ¡Ja ja ja ja...! ¡Ja ja...!

¡Ja ja ja ja ja ja ja ja ja...! ¡Ja ja ja...! ¡Ja ja...! Ja...

Ya. Hace algunas semanas me topé con este ejemplar. Completo, en su styrofoam, con instructivo, todo original, en perfecto estado, pero sin la caja de cartón. Eso sí, a un precio bastante razonable. En el overall, creo que era la mejor oportunidad que había tenido en años para adquirir esta figura. Y así fue...

¡Ah! Optimus Prime IGA, con tu diecast resistente, tu plástico de mediana calidad y tu pintura tóxica llena de plomo, prohibida en otros países. Tal y como el primer Transformer que tuve hace Tijiriseis años. La nostalgia, chavos, la nostalgia...

Incluye todo lo que ves aquí. Par de puños, misiles, rifle, manguera, base y dispensador. Y claro, el instructivo. Sin manchas de cajeta o stickers de los Thundercats (en serio, no bromeaba con eso).

"IGA, Juguetes con Vida". El slogan de la compañía mexicana que compró los derechos a Hasbro para comercializar los Transformers en nuestro país durante los ochenta. Los recuerdos de los comerciales y los estantes en las jugueterías... Hasta se me antojó una malteada de Tomboy (si no saben de lo que hablo, pregúntenle a sus papás).

La señal, ahora mítica, de un Prime realmente hecho por IGA. El molde tenía bloqueado el "JAPAN" que indicaba su lugar de origen. Era más fácil hacer esto que ponerle "MÉXICO", o por lo menos IGA no contaba con la tecnología para hacerlo.

Así se ve el famoso personaje. Ya tengo a varios Primes exhibidos. Creo que conservaré éste en su styrofoam. O en una de esas, lo mandaré a AFA para que lo califiquen y me lo devuelvan bien empacadito en su vitrina de acrílico.

Esta era la última variante del Prime G1 que me faltaba adquirir para tener todas las que me interesan. El resto son vanidad.


*Publicado originalmente el 6 de julio de 2012.