8 de junio de 2011

Kabaya Candy Toys: Dark G1

El año pasado, después de probar varias de las cosas que ofrecía el mundo de los Candy Toys, llegué a una conclusión: Bandai es insuperable. Tengo quejas mínimas respecto a las figuras para ensamblar del fabricante. En verdad, las disfruté mucho...

Por otro lado, la primera (y hasta el momento, única) figura Candy Toy que tengo hecha por Kabaya no fue tan buena como los Mugenbine o los Sentai. No son terribles, pero digamos que Bandai dejó la barra muy arriba. El gran problema que le encontré al Yontai Gattai Great Dash Vehicle fueron las articulaciones y conexiones entre los elementos. Las figuras individuales del set se ven bien por separado, pero cuando comienzas a jugar con ellas, las piezas comienzan a caer. Y cuando ensamblas al robot final, tardarás un buen rato en colocarlo en una posición estable.

¿Y qué tiene que ver todo esto con las adquisiciones de la imagen? Al terminar de armar mi pedido con uno de mis dealers, noté que tenía un par de figuras Kabaya Chinas. No estaba muy convencido de adquirir una figura de la compañía de nuevo después de la experiencia que tuve. Pero, decidí darle una segunda oportunidad al fabricante. O algo así...

Los sets que ven aquí son KO de figuras hechas por Kabaya hace 25 años. Un fabricante chino desconocido decidió revivir los viejos moldes de los juguetes que la compañía vendió durante la exhibición de la película Transformers: The Movie, en 1986. El twist: no son exactamente las mismas figuras. Se trata de versiones 'Dark' de Galvatron y Rodimus Prime (#1,316 y #1,317). Decidí contabilizarlas por esta razón, pues tales personajes sí existen en el Universo TF. Si no me creen, ahí está Google.

Las cajas tienen el valor de decir "Transformers", aunque no se trate de un producto con licencia. El contenido en ambas cajas es el siguiente: las tiras con las piezas de la figura, un instructivo, una tira de stickers, un poster y un empaque metalizado con la golosi...

...el empaque metalizado en el cual DEBERÍA venir la golosina fue toda una sorpresa. En su interior venían dos mondadientes y una pequeña navaja con bastante filo. No es como que me fuera a comer el dulce de un KO chino de dudosa procedencia, pero es curioso cómo estas dos cajitas pasaron rápido por la aduana sin levantar mayor sospecha.

Los mondadientes, como los coleccionistas más dedicados sabrán, sirven para colocar con precisión los stickers. Y pues la navaja viene para cortar las piezas de las tiras y eliminar al máximo la viruta. Un gran detalle por parte de la compañía incluir este elemento en un juguete claramente dirigido a menores de edad. Muy ad hoc con la temática oscura de los personajes...

Todavía no los armo, pero espero tener un tiempico en los próximos días y les diré qué tal resultaron estas figuras que me costaron 3 dólares cada una.