5 de febrero de 2009

This used to be my playground...

Esta es la última foto que me tomé me tomaron con todas mis vecinas en mi antiguo lugar de trabajo. Ayer apenas nos cambiaron (a mi equipo y un servidor) a un nuevo piso, en otra área. Las simpáticas chicas que aparecen en pantalla fueron mis vecinas laborales durante un año y medio. A pesar de que al principio llegamos como húngaros alcoholizados a compartir el lugar, ellas se dieron la oportunidad de conocernos (y nosotros de conocerlas) y comprobar que, efectivamente, éramos como húngaros alcoholizados. Pronto, ambos equipos contribuyeron a crear un ambiente de trabajo agradable, que poco a poco se convirtió en un festín de carcajadas, insultos y buena onda en general. Puedo aseverar que, a lo largo de mi vida laboral (que va ya casi para 13 años), éste tiene que ser el mejor lugar donde he laborado. Además de educada y honesta, la gente en estos rumbos era divertida, auténtica y, prácticamente igual de demente que el resto de mi equipo. Yo creo que por eso nos llevamos tan bien. Extrañaré la risa contagiosa de Susy Q, la voz tierna de Naye, la sonrisa de Angie, los videos jocosos de Den, las peleas telefónicas de Rose y, de Aroa (la chica que sostiene a Starscream)... bueno, extrañaré todo de ella. Los 18 meses que convivimos sirvieron para entablar una excelente amistad que por fortuna, va más allá de las paredes de la fábrica de cítricos donde laboro.

Ahora, este es mi nuevo lugar...

Sí, la mudanza estuvo pesada y apenas hoy terminé de tirar toneladas de material reciclable. Sin contar algunas honrosas excepciones, mi nuevo lugar básicamente, como decirlo... no es divertido. Y no es para menos; las exvecinas dejaron un estándar muy alto de camaradería, compañía grata y diversión histérica. Con todo y que ahora podemos utilizar un lenguaje todavía más florido que el utilizado con anterioridad, extrañaré cuando el reloj marcaba las 5:30 pm e iniciaba la rutina de catársis de las vecinas con frases como “¡Zorra cósmica!”, “¡Cállate, perra!", "¡Ponte a trabajar, Chachita!", que le ponían sabor a nuestras vidas de oficina. Already missing you, girls.

4 comentarios:

La novia dijo...

Grandiosas chicas... Gracias por cuidármelo

Denisse dijo...

Mira na´mas! dos personas de pocas pulgas se juntaron y llegaron a un acuerdo!
TE EXTRAÑAMOS TAMBIÉN! cada día que llego a mi lugar desde que tú no estás derramo lágrimas ácidas. Ya no puedo ni voltear a mi derecha pues el ver el escritorio vacío me parte el alma. (Fuera de broma)
También fueron los mejores compañeros que hemos tenido en estos rumbos. Seguramente seguiremos compartiendo buenos momentos aunque sean más distanciados. LOS QUEREMOS.

rosalba dijo...

Ayyyyy! Snifff! ¿Por qué dios????
Por qué tanta crueldad!!! Yo también te voy a extrañar...definitivamente el final de una era. Habrá que comer juntos y no te preocupes...las 5.30 seguirá siendo la hora de la agresión y la humillación pública, en una de esas bajamos a decirte tus verdades porque tu ego debe ser destruido.
¡Te queremos Andie, te queremos! En serio...que bueno que pudímos convivir tan agusto...un abrazo!

Karl dijo...

Zaz..!! Y yo que pensaba no extrañarlas...

Chicas! Yo también las extraño... (Ejem... me tocará apapacho virtual por ello...?)

Jaja. No, es verdad, el ambiente en el Piso 2 en definitiva no es lo mismo sin ustedes. Mucho becho y apapacho a todas ustedes...