30 de junio de 2008

Video Reviews Anteriores

En este lugar encontrarás organizados todos los videos de robots transformados producidos para este blog:



New Season
69.- ¡Tengo a Fortress Maximus SDCC 2016! ¡Victoria!
68.- ¡FELIZ CUMPLEAÑOS A MÍ! Ver. 2K16

Season 5
67.- Fast Forward: ¡4,300! Video Informativo: Transformers GO!
66.- Fast Forward: ¡4,100 y 4,200! Video Comparativo: ¡VOLTRON, DEFENSOR DEL UNIVERSO!
65.- Fast Forward: ¡3,800 y 3,900! Video Informativo: Sentai Time!
64.- Fast Forward: ¡3,600! y ¡3,700! Video Informativo: Transformers Autografiados
63.- ¡Mi Robot Transformable #5,000 y Feliz Cumpleaños, Transformers!
62.- Fast Forward: ¡3,500! Video Informativo: Los Prototipos Transformer
61.- Fast Forward: ¡3,400! Knights of Unicron SDCC 2014 Exclusive Set Generations Primera Impresión
60.- ¡Mi Robot Transformable #4,000!
59.- ¡Mi Robot Transformable #3,000!
58.- Fast Forward: ¡2,900! Metroplex Titan Class SDCC 2013 Exclusive Edition Generations Primera Impresión
57.- Fortress Maximus G1
56.- ¡Mi Robot Transformable #2,000!

Season 4
55.- Staks Transport Set Gobot
54.- Rumble & Frenzy G1
53.- Rail Racer RID
52.- Tidal Wave Armada
51.- Human Torch Crossovers: Marvel
50.- Doubledealer G1 Redux
49.- Requiem Blaster & Skyboom Shield Armada Oversized KO
48.- Robotech Masterpiece Vol. 1 Rick Hunter VF-1J
47.- Soundwave & Ravage WST

Season 3
46.- Victory Saber G1
45.- Victory Leo G1
44.- Star Saber G1
43.- Ravage Alternator
42.- Heinlad Beast Wars Neo
41.- Sideways ROTF
40.- Rachel Animorphs
39.- Blitzwing Animated
38.- Luke Skywalker X-Wing Crossovers: Star Wars
37.- Constructicon Devastator Classics
36.- Skids Alternator
35.- Transquito Beast Wars
34.- Sideswipe Movie Custom
33.- Speed Nuke Road Bot
32.- Jazz Animated
31.- Starscream Cybertron Supreme
30.- Nemesis Prime RID
29.- Leobreaker Cybertron
28.- Wing Saber Cybertron

Season 2
27.- Optimus Prime Galaxy Force Cybertron
26.- Venom Crossovers: Marvel
25.- Speedbreaker RID
24.- Spittor Beast Wars
23.- Wheeljack Energon
22.- Ratbat G1
21.- Perceptor Energon
20.- Starscream Animated
19.- Polar Claw Beast Wars
18.- Ransack Cybertron
17.- Overdrive G1
16.- Darth Vader Tie Fighter Advanced Crossovers: Star Wars
15.- Tow-Line Energon
14.- Skywarp Armada

Season 1
13.- Sunstreaker Alternator
12.- Megatron Energon
11.- Prowl RID
10.- Shockwave Energon
9.- Mirage Classic
8.- Dreadwing Movie
7.- Sixwing KO
6.- Laserbeak G1
5.- Grimlock Classic
4.- Barricade Movie
3.- Sideswipe G1
2.- Bumblebee Classic
1.- Doubledealer G1 ¿Quieres saber más?

There goes my gun...

Todo empezó bien inocente y con las mejores intenciones, en verdad. Resulta que el domingo, tras no levantarnos a tiempo para ir al Ciclotón (más sobre eso adelante), Red y un servidor nos propusimos hacer el súper. El caso es que fuimos a Wal–Mart Universidad a petición mía, para comprar una tarjeta de Microsoft Points para darle un regalo a Red (igual, más info sobre esto después). Fuimos al Sanborns de al lado para buscar la mentada tarjeta. Mientras realizaba mi scouting de rutina en la sección de juguetes de la tienda de los búhos, primero, vi el anuncio de 18 meses sin intereses o 20% de descuento. Consideré que era una buena oportunidad para adquirir algún TF perdido en algún anaquel. De pronto me tope con una sorpresa...

AAAAAHHHHHH!!! Las figuras de la serie animada ya están disponibles!!! Y eso no era todo, también estaban algunos robots Premium de la película —traducción: las mismas figuras, con diferentes armas/pintura/detalles—. Después de contener la respiración fui por Red y cuando pude articular algunos monosílabos, le mostré y pues gustosa (no bromeo) me ofreció su tarjeta para adquirirlos a meses. Nos tranquilizamos, fuimos a comprar la tarjeta de puntos y entramos a Wal–Mart para ver si las tenían disponibles allá. Negativo. Sólo nos encontramos al dúo dinámico de Iván y Celia, mirando con atención los juguetes de The Dark Knight. “Cuando cumples 30, te apresuras a hacer realidad los sueños de tu infancia ante de morir”, fueron las palabras de Iván, quien ya había adquirido algunos batijuguetes. ¿Ven? No fui el único.

Después de hacer las compras de la semana, corrimos de vuelta al Sanborns y pues... digamos que fui un poco débil:

—Megatron Leader Class Movie Premium (#106), Starscream Animated Voyager (#107) y Megatron Animated Leader (#108). ¡A 18 meses! ¿A poco Ustedes los hubieran dejado solitos entre muñecos de Kung Fu Panda y Hulk? Yo no—

La verdad fue un buen trato que no podía dejar pasar. La línea Animated no fue del agrado de muchos —yo ni siquiera he visto un solo capítulo— pero les puedo decir que el Starscream está increíble (es el único que abrí). Ok, volviendo al regalo de Red, les platico que los puntos eran para comprarle el Album Doolitle de Pixies para el Rock Band —ella es superfan—. Cosa curiosa: después del rocking spree también mencionado aquí, me sobraron 20 míseros puntos que no alcanzan para un carajito. Pues bien, el álbum completo cuesta 1520 puntos... 1500 de la tarjeta nueva y los 20 huerfanitos: pura Pixiediversion.

A Red le agradó el obsequio. No jugamos porque justo estábamos muy cansados por los días anteriores. El viernes festejamos el cumpleaños de mi Abue en la tarde y noche, luego el sábado, después de comer, y cito:

—...unas ricas alitas en Hooters Insurgentes...—

...Red y yo asistimos al cumpleaños del buen Adolfo al Freedom Insurgentes, donde platicamos durante poco más de 2 horas sobre su próxima boda y anexas. Uno más que cae ante las redes matrimoniales. Yo digo que está de moda, al rato pasa. Después de ahí, acudimos a nuestro segundo compromiso de la noche (sería el tercero, pero alguien nunca marcó (sí, te estoy viendo a ti)) a casa del buen Huguito, donde cedimos ante la tentación del alcohol y la pizza, en compañía de una concurrencia multinacional y multidisciplinaria.

Y precisamente, aquí ando socializando como siempre (chico tipo muy simpático) con Where is my mind? de Pixies como fondo, justamente....


Acabamos como a las 5 de la mañana del domingo. Esa fue la razón por la que no llegamos al ciclotón. Mi hermano si fue y comenta que estuvo bien. Ya lo decidimos: dentro de un mes, CERO actividades nocturnas el día anterior al Ciclotón.

¿Ven? Todo comenzó (y terminó) de forma inocente y con las mejores intenciones.
¿Quieres saber más?

28 de junio de 2008

¡100!: Así se ven 105 Transformers

Febrero 16 de 2008, 12:00 pm: esta era la apariencia de mi colección TF. Un poco modesta. Sólo Doubledealer y Sideswipe Universe escondidos dentro de una gaveta. A lo largo de esta semana les conté como había crecido mi pasión por los robots transformables y los logros que obtuve en cuatro meses y medio. Para esta quinta y última parte en la que festejaré el primer ciento, les mostraré como lucen los 105 TF que tengo. Comencemos...

A mediados del mes de marzo, cuando ya la colección superaba los 20 ejemplares, negocié con Red ocupar unas repisas del librero para colocarlos ahí. Estas es una foto que tomé el sábado cuando comencé a acomodarlos.

Con el tiempo, las negociaciones se hicieron más frecuentes, hasta que la mitad del dichoso librero se convirtió en el Consulado Cybertroniano, albergando a todos y cada uno de los seres que hoy forman parte de mi ejército. Señoras y señores...

CONTEMPLAD!!!

105 TRANSFORMERS!!!!!


¿Quieres saber más?

26 de junio de 2008

Transformer de la semana: Prowl RID

"You can run but you can't hide!"

¡Hola de nuevo, lectores pasivos y activos de este humilde blog! Esta semana instauramos oficialmente el Jueves/Viernes como el día en el que aparecerá la reseña de la semana. Esto para acoplarse a mis tiempos y nuevas actividades laborales. Espero no tener que mover todo en el futuro. Hoy les presento a un formidable guerrero Autobot. Es rápido, leal y audaz. Cuando alguien no cumple la ley, él te obliga. El firme y veloz... ¡Prowl RID!

Prowl es uno de los personajes dentro del universo TF que más figuras ha tenido a lo largo de la historia. Ha aparecido prácticamente en todas las líneas con diversas formas alternas. Muchos lo recordarán por ser la noble patrulla en G1. Para la línea RID (Robots in Disguise), vuelve el vehículo de la ley, pero en esta ocasión, en la carrocería de un majestuoso Lamborghini Diablo.


-Y recuerden, si no tiene puertas ala de gaviota, no es Lamborghini...-

El auto en el exterior está perfectamente bien detallado. Desde el cofre, hasta los faros traseros, todo es idéntico a su contraparte real. Un gran trabajo. Y aunque la pintura y la torreta llaman mucho la atención, no dejan de ser creíbles dentro del contexto. Vamos, no es nada que te sorprendería ver en un país de primer mundo. Si aquí en México la policía federal tiene Chargers, ¡imagínense lo que no tendrán en otras latitudes!

-Si un país tiene dinero como para tener Lambors como patrullas, no me sorprenden para nada los rines de oro-

El interior no es precisamente un punto fuerte del vehículo; sólo se alcanzan a ver un par de “asientos” y eso es todo. El cristal entintado no revela muchos detalles de la transformación. De hecho por ningún ángulo una persona ordinaria podría adivinar que se trata de un robot camuflado. Cualquiera pensaría que es un modelo a escala de esos autos exóticos que abundaban en los afiches de la década de 1980. No me sorprende, Transformers siempre ha sido influencia para la cultura pop.

-Una escena típica en las carreteras del universo TF-

-¿Les resulta familiar? ¡Un Lamborghini patrulla!

-¡Otro Lamborgini! Este no es patrulla, pero me gustó mucho la imagen...-

Como sea, el punto aquí es que el vehículo es excelente por donde se le vea. A menos que apliques la visión inferior o mires dentro de la unidad, el robot se oculta a la perfección en las entrañas de este formidable auto. Cuenta con dos propulsores imaginarios que puedes colocar en el alerón para simular el modo de superpersecución. No está mal, pero pierde un poco de realismo.

La transformación es de nivel medio, pero es del tipo que una vez que la logras completar, no la olvidarás. Primero, abres las puertas para liberar espacio y así, levantar el cristal frontal y el cofre. Hecho esto, separas las piernas y pies -que en algún momento fueron los “asientos”- y los extiendes para formar la parte baja. Los brazos se encuentran bajo la parte trasera del auto y al mover los escapes con su módulo, formas el pecho. La cabeza está ahí esperándote. Sólo colocas los propulsores en el brazo derecho y ya. El policía robot está listo para entrar en acción.




Este molde -han de saber que por lo menos otras 2 figuras utilizan este cuerpo, pero con diferente pintura- es uno de los mejores que he visto y que he tenido oportunidad de transformar. Se ve atlético, completamente futurista y las articulaciones permiten toda clase de movimientos y posturas bizarras. La cabeza y rostro son excelentes, con la cantidad justa de formas humanoides y cibernéticas. La frialdad de un rostro metálico en su máxima expresión.

-El logo Autobot parece sonriente en comparación de Prowl-

Los propulsores antes mencionados tienen dos funciones. La primera es la de convertirse en un arma lanzamisiles. Como podrán apreciar en la imagen, no cuenta con algún tipo de mecanismo de resortes para el lanzamiento. Lo que utiliza es un inteligente sistema de disparo a presión, en el que unas protuberancias se aferran al propulsor y cuando presionas por el lado correcto, los proyectiles salen disparados. La otra función es la de un jetcpack que se coloca justo en la torreta. ¡Un Autobot volador al instante!


-Tomé la foto con ultra rápida velocidad para que pudieran aprecia el fogonazo-

Un punto algo incómodo son las ball joints o articulaciónes esféricas, que consisten en “bolitas” al final de un hueso que permiten mover las extremidades con libertad. Pues bien, estas esferas tienden a aflojarse con el tiempo, e incluso dejan de sostener la extremidad a la cual están conectadas. Mi figura tiene un pie muy sensible a este hecho. Otro inconveniente es la parte trasera del auto, que adopta la forma de un escudo que viene unido al brazo, sin posibilidad de quitarse. Resulta incómodo porque en ocasiones, obstruye la visibilidad del cuerpo de Prowl y es cuando desearías que fuera un elemento quitapón.

Prowl es una figura increíble, en su totalidad. Por un lado el vehículo es una excelente representación de un auto real, que incluso va más allá e incorpora las cualidades visuales de una patrulla, sin dejar de ser creíble. Por el otro, es un robot que luce fantástico con su cuerpo futurista, lleno de articulaciones. Aunque algunos puntos en el cuerpo pueden llegar a desgastarse con el uso, no deja de ser fascinante lo que esta figura te brinda en el plano de posiciones y estabilidad. Existe una versión alterna de esta figura, con los logos y colores de una patrulla japonesa. En lo personal, prefiero el azul al negro y el alfabeto ordinario a los kanjis. De igual forma, no deja de ser uno de los mejores autos/robots que han aparecido en el mercado.



Costo actual MIB: entre 5 y 20 dólares (a mi me costó 20)

Modo auto: 9.5
Modo robot: 9.0

Overall: 9.0
¿Quieres saber más?

¡100!: El futuro de la colección

Al llegar al ciento de figuras transformables, hay personas que piensan que esto ya se acabó, que ya llegué a la meta. Sí y no. Esta cifra clave marca una nueva etapa en mi faceta como coleccionista (que mamón). No dejaré de coleccionar Transformers, aunque sí lo haré a un ritmo muy diferente. Les explico...

Como comenté en este post, la colección fue de 2 a 105 en cuatro meses y medio. No se si rompí alguna marca —dudo que exista— sobre la velocidad de adquisición de figuras robóticas de acción. La onda es que esta colección no fueron meras compras hechas al azar. Así como sucedió con el Megatron que siguió al Optimus Prime, la gran mayoria de TF que he adquirido fueron cuidadosamente seleccionados a partir de 3 axiomas que siempre tuve muy claros:

1) Recuperar las figuras que tuve en mi infancia y aquellas con las que jugué.

2) Comprar sólo las figuras que me gustaran de las líneas ya existentes.

3) No dejar pasar las nuevas líneas que vendrán en el futuro.

El primer caso es muy claro. Hice un recuento mental de todos los Transformers que tuve cuando era chavito. No fueron muchos, de hecho, son alrededor de 10. Bien, de esa cantidad, digamos que ya tengo el 70%. El resto ya está perfectamente bien ubicado y por supuesto que hay planes para conseguirlos. Pero, también están aquellos G1 que siempre quise y por la típica circunstancia que involucra la falta de efectivo cuando eres pequeño, no pude tener. De estos me falta un 60% aproximadamente. La razón por la cuál no le di prioridad a estas figuras desde un inicio, también es muy simple y tiene que ver con el segundo axioma.

En esto de coleccionar, el taiming es súper importante. En ocasiones, es preferible gastar un poco más en una figura más reciente que menos en una G1. Explico: cuando comienzas la búsqueda de determinados TF notas que hay bastantes figuras disponibles de un personaje X que salió a la venta en la década de 1980, por lo que su precio se mantiene dentro del terreno de lo normal. Por otro lado, figuras más novedosas, que tienen más apil con las nuevas generaciones, vuelan de los estantes y pronto se convierten en items escasos en eBay, Mercado Libre o las tiendas de chácharas. Es por esto que los dos primeros axiomas se siguen en paralelo y ninguno es más importante que otro. Recuerdo haber visitado las jugueterías durante la época navideña del 2007 y ver una docena de figuras de la línea Cybertron. Me agradaron bastante, pero en ese momento, no tenía ni siquiera planes de comprarme alguna. No por su precio, más bien no me nacía la onda de la coleccionada.

Cómo me arrepiento de no haberlo hecho: sacando cuentas, muchas de esas figuras (de las cuales ya poseo algunas) subieron entre un 30 y 50% de su valor original en cuestión de meses. Esto mismo nos lleva directamente al tercer axioma, que me obligará a estar más atento a las figuras que se lancen al mercado para comprarlas cuando la oferta es mucha y la demanda poca.

Entonces, tenemos que durante estos cuatro meses y medio, adquirí 105 figuras que igual incluyen objetos de aprecio o deseo en mi niñez, como aquellas que me agradaron al ver fotos o reseñas en video en la red. Si tuviera que sacar un porcentaje de lo que tengo ahora, tomando como el 100% la cantidad de TF disponibles actuales y aquellos que lo estarán de aquí a fin de año, para obtener un aproximado de lo que falta en mi colección, los números estarían más o menos así:

Figuras coleccionadas del axioma 1: 55%

Figuras coleccionadas del axioma 2: 70%

Figuras coleccionadas del axioma 3: 0%

Con estos números en mente, podría calcular que faltan alrededor de 40 o 50 figuras para fin de año, aproximadamente. Un número respetable si consideramos que después de esas, sólo bastará ponerme al corriente con las nuevas líneas que aparezcan cada año (casi siempre es mínimo una). Al ser un número reducido (comparado con el que tengo ahora) el ritmo de adquisición se reducirá considerablemente.

Si leyeron el post que les mencioné con anterioridad, podrán notar que estaba adquiriendo un promedio de casi 6 figuras por semana, algo excelente para la colección, pero no muy bueno para mi tarjeta de crédito. Además, también tengo el problema del espacio. Donde vivo, sólo tengo cinco repisas de un librero para acomodar a todo el ejercito de robots. Son repisas grandes, pero el espacio es cada vez menor, a tal grado, que de vez en cuando, algunas figuras bajan a visitar a los aburridos libros de las repisas inferiores. Y si creen que el espacio para las figuras es un problema, esperen a que les cuente el problema de las cajas.

He guardado TODAS las cajas de las figuras nuevas que he comprado. Estamos hablando de que la mitad de mis robots tenían algún tipo de empaque de cartón, plástico o lo que sea. Esto también es un foco rojo que debo resolver ASAP, ya que Red no es fan del desorden y el caos como un servidor.

Si creen que exagero, comparto unas cuantas imágenes de un micro desván en donde se guardan los tiliches:

—Estas son sólo cajas de las últimas figuras que he abierto—



—Tres ángulos del desván. El desmadre es claramente perceptible—

Recibí un comentario sobre el post de ayer que ahí mismo contesté y reitero aquí. No tengo planes de vender ninguna de las figuras en el futuro, pero siento que debo conservar las cajas. Tenía la idea de venderlas en ML en una subasta ordinaria —aunque no lo crean, hay personas que las compran para poner en ellas figuras usadas y venderlas como nuevas o recrear el estado MIB—. No lo se todavía, pero por lo pronto, voy a empezar a desarmarlas y a acomodarlas para liberar el espacio.

En resumen, voy a pararle un poco al frenesí robótico, por lo que comenzará una desaceleración en el ritmo de adquisición. Si antes el promedio eran 20 figuras al mes, calculo que para los seis meses restantes de este año, el porcentaje se reducirá en un 75%, es decir, no me veo adquiriendo más de 4 o 5 figuras al mes en promedio. Por lo pronto, sólo tengo 2 compras hechas en eBay (una en camino y otra es una preventa que se enviará hasta septiembre). Mi prioridad por el momento es pagar por completo mis tarjetas, acomodar las decenas de cajas que tengo arrumbadas y, por supuesto, comprar un mueble muy grande en donde pueda poner artísticamente las figuras que tengo y las que vienen en camino. Lento, pero ahí vienen.
¿Quieres saber más?

Ah no ma....

Ok, en mi cotidiana visita a ML en busca de TFs para mi colección (tranquilos, no tengo intención de comprar nada, lo hago por curiosidad) me topé con esto:

Tal vez el chavo es de esos que conoce datos oscuros sobre los juguetes y sabe que lo que aquí vemos es un Valkyrie Fighter de Macross (aka Veritech de Robotech) que en algún momento Bandai licenció a Takara para crear al famosísimo Jetfire de los Transformers. Por eso le llamó a un robot "Transformer" aunque no lo era. Bueno, pero eso no es lo interesante. Lo interesante fue la pregunta de un curioso comprador en potencia:

¡Ah cabrón! ¡En verdad hay gente que nada más ve el canal 9 y el 2! Las Valkirias de Macross probablemente están en el top 10 de los robots de series animadas que más identifica la gente, al lado de Mazinger Z, Optimus Prime y Voltron. La inocencia de la pregunta me hizo reír como 30 segundos. En una de esas, el fulano al recibir la respuesta, sí se imaginó un avión de Mexicana, Taesa o algo así. Si eso lo prendió... la vida de este fulano si está como para novela de García Márquez.
¿Quieres saber más?

25 de junio de 2008

¡100!: El honorable #100

Para este tercer episodio, decidí hacer algo especial con la figura que ocupa el #100 de mi colección. Les mostraré detalle por detalle el desempaque del OPTIMUS PRIME MASTERPIECE MP-04 PERFECT EDITION. Al ser una figura tan importante, consideré prudente mostrar un poco más de ella para que vean las cosas que la hacen tan increíble. Nunca he hecho esto en el blog, y la verdad no creo volver a hacerlo, ya que me cuesta mucho trabajo tener las figuras Mint In Box mirándome, casi casi gritando que las saque de su caja y las transforme. Con esto aclarado, comencemos...

En la primera foto, está el frente de la caja. Las medidas son 40 x 39 x 14 cm y pesa aproximadamente 3 kilos. Aquí una foto de la parte trasera donde se aprecia el contenido y las funciones de la figura.

Habrán notado que por ningún lado dice “Optimus Prime”. La razón es muy sencilla: en Japón, el nombre del personaje es “Convoy”. La línea Masterpiece nació en aquel país y como tal, el empaque mantiene el nombre original del héroe. Si me preguntan, en el 80% de los casos, prefiero los nombre gringos. El MP-04 se refiere al número que la figura representa dentro de la línea. Actualmente existen 6 figuras Masterpiece disponibles (con una más que viene en camino). En el interior, vienen dos cajas individuales.


Esta fue la cuarta figura Masterpiece disponible, considerada por muchos como un "Fan Expedited Service". Resulta que la primera figura Masterpiece fue Optimus Prime (o Convoy, pues) MP–01. La bronca fue que era solo la figura del robot SIN la caja del trailer. La caja de cartón en la que venía empacada, traía las guías para formar un simpático trailer de papel, algo que molestó bastante a los fans. El caso es que Takara encontró la redención con la cuarta figura de la serie al incluir la emblemática parte trasera del vehículo.




A los que recuerden a Prime G1 les sorprenderá saber que la caja de aquella figura entra completita dentro de la caja del MP–04. Es enorme y está muy detallada. Justo lo que le faltaba a Optimus para ser una pieza maestra. Y ahora, la mejor parte, el robot...

Bien asegurado para evitar que cualquier movimiento desgaste la figura antes de abrirla, Optimus incluye varios accesorios para recrear famosas escenas de la serie animada. Algunas serán tan oscuras, que sólo un geekformer podrá entenderlas. También incluye el instructivo, un cartón de registro y una tarjeta con la “ficha técnica” del personaje

La versión MP–01 salió a la venta en 2003 y un año más tarde, Hasbro lanzó la versión norteamericana del MP–01 con el nombre de Optimus Prime 20th Anniversary para festejar las dos décadas de la aparición en el cine de Transformers: The movie, la cinta animada que odias o amas. Son prácticamente idénticas, salvo detalles como el color rojo más claro, puntas de los escapes recortadas, algunas partes de metal menos y detalles en la pintura menos detallados que la diferencian de la japonesa. Como extra, la versión gringa incluye una base sonora con algunas famosas frases del buen Prime. Otra diferencia es el precio, la norteamericana cuesta la mitad. Pero honestamente, me quedo con la versión original japonesa.

Los accesorios incluyen el emblemático rifle iónico, un hacha de Energon y una réplica de Megatron G1 transformado. Los recuerdos ochenteros también vienen incluidos por cientos.



Y como no podía faltar, en el pecho de Prime está THE MATRIX OF LEADERSHIP!!!, el componente superpoderoso que sólo puede ser portado por el líder de los Autobots. Y además, ¡enciende con su luz cósmica y toda la cosa!

Pues bien, esto fue el desempaque de la figura que, con honor, ocupa el lugar #100 de mi colección. La reseña vendrá después. ¿Cuándo? Eso no lo decido yo, lo decide él. Después de todo, él es el lider.
¿Quieres saber más?

24 de junio de 2008

¡100!: En cifras

El pasado 16 de febrero, el sábado antes de mi cumpleaños, ya había comprado y hecho la cita para recoger un Transformer. Se trataba de Optimus Prime Leader Movie, y era el tercer TF que iba a tener. Contaba ya con Doubledealer —el cual había comprado por nostalgia en Enero del 2007— y con Sideswipe Universe —una versión exclusiva que se vendió en una Convención TF en el 2003 y que conseguí nueva a un superprecio justo después de ver la película el año pasado—. Para mi cumpleaños 30, se me antojó regalarme dicha figura, como un homenaje a los juguetes que tanto me gustaron cuando era un infante. Ese mismo día, me animé y compré los Gestalt KO, 11 de ellos, a un vendedor de Mercado Libre. El 17 de febrero, ya tenía 14 Transformers. Fue entonces cuando pensé... si ya tengo un Optimus, ¿por qué no conseguir un Megatron? Y así, cuatro meses y medio después, tengo 105 figuras y una devoción por los robots transformables.

A lo largo de este tiempo, ha pasado de todo: hallazgos, buenos tratos, problemas y más. Cuando empecé el blog, apenas estaba a la mitad del camino en mi recién adquirida afición. Antes de eso, también hubo de todo. Al final, creo que la experiencia ha sido positiva y el día de hoy, me enorgullece lo que he logrado. Para los que tengan la duda, o aquellos con nada mejor que hacer, he aquí una breve numeralia con información trivial sobre mi colección. Con cuidado, son datos duros...

Número de Transformers en la colección: 105
Número real de figuras transformables en la colección: 204
Número de objetos, que a pesar de ser Transformers, no cuento porque no son precisamente figuras de acción: 3

Fecha oficial del inicio de la colección: 17 de febrero de 2008
Fecha oficial en la que se alcanzaron las 100 figuras: 21 de junio de 2008
Tiempo en meses: 4.5
Tiempo en semanas: 18
Tiempo en días: 126

TFs adquiridos en promedio por mes: 23.3
TFs adquiridos en promedio por semana: 5.8
TFs adquiridos en promedio por día: 0.8

Precio del TF más económico de la colección: 2 dólares
Precio del TF más costoso de la colección: 400 dólares

TF que me arrepentí de comprar por ser malas figuras: 0
TF que me arrepentí de comprar porque pude haberlos conseguido más baratos: 22
Mayor número de TFs que adquirí en un solo día: 12

Número de dealers oficiales con los que cuento: 6
Número de dealers a los que no les volveré a comprar por divas: 3

TFs de la colección que se adquirieron nuevos: 53
TFs de la colección que se adquirieron usados: 52

TFs de la colección que compré: 102
TFs de la colección que fueron obsequios de un tercero: 3

Autobots en la colección: 50
Decepticons en la colección: 48
Robots con otra afiliación: 7

Transformers originales: 92
Transformers KO: 13

Transformers USA: 83
Transformers Asia: 21
Transformers Europa: 1

TF de la colección que tuve en mi infancia: 5
TF G1 en la colección: 15

Año de fabricación del TF más nuevo de la colección: 2007
Año de fabricación del TF más antiguo de la colección: 1982

Número de versiones de mi Autobot más popular (Optimus Prime): 9
Número de versiones de mi Decepticon más popular (Megatron): 8

Altura del TF más pequeño en modo robot: 4 cm
Altura del TF más alto en modo robot: 40 cm

TF que utilizan baterías para algún efecto sonoro o mecánico: 20

Menor lapso de tiempo que me tomó transformar a un TF: 1 segundo
Mayor lapso de tiempo que me tomó transformar a un TF: 2 horas
Mayor lapso de tiempo que me tomó desempacar un TF: 30 minutos
TF que rompí durante una transformación: 1

TF que todavía tengo empacados por falta de tiempo y exceso de trabajo: 4

Espero les haya gustado. Si alguien desea otro conocer otro dato numérico sobre la colección -que no esté relacionado con el dinero que he invertido (me da mucha hueva sacar la cuenta y prefiero evitar la fatiga)-, pregunte. Mañana subiré el tercer post para festejar mis primeros 100 Transformers.
¿Quieres saber más?

23 de junio de 2008

¡100!

El pasado sábado 21 de junio será recordado como el día en el que oficialmente me convertí en un coleccionista. Después de cuatro meses y medio de búsqueda, despilfarro y fanatismo desbocado, he alcanzado el primer centenar de Transformers. En la imagen, podrán apreciar a los últimos miembros que hicieron posible alcanzar esta cifra. En la parte superior tenemos a la flota aérea que forma a Superion Maximus Energon (#97). Abajo a la izquierda está el escuadrón bélico que integra a Bruticus Maximus Energon (#98) y el camión oscuro es el europeo Clench (#99). En el centro tenemos al afortunado de ocupar el lugar de honor: OPTIMUS PRIME MASTERPIECE MP-04 PERFECT EDITION!!! (#100), uno de los mejores TF que existen, el más costoso que tengo y la mejor representación que se ha hecho del famoso líder de los Autobots. Pero la inercia por alcanzar el ciento provocó que el número fuera superado por un pelico. Continuando con la parte de abajo, tenemos al GoBot Transformable de Ensueño Dive-Dive Androsyx (#101) y a la derecha el poderoso Requiem Blaster Armada (#102). Finalmente, tenemos a tres pequeños vehículos: Prowl Spychanger, Ironhide RID y Mirage RID (#103, #104 y #105). Diario, de aquí al viernes, postearé algo relacionado con la colección y el número 100 a manera de festejo por tan importante acontecimiento -lo es para mi-. Stay tuned.

¡EXCELSIOR!
¿Quieres saber más?

20 de junio de 2008

¡Esas son ganas de vender, chingao!

Como coleccionista oficial, uno debe tener un buen equipo de dilers conocedores y preparados para nutrir las necesidades del pasatiempo. A lo largo de los meses que llevo dedicándome a los TF, he conocido a un número considerable de vendedores. Varios son comerciantes de juguetes en general, pero muchos de ellos dedican más del 80% de sus esfuerzos a los Transformers. Como podrán darse cuenta si siguen este blog, mis compras robóticas no son precisamente casuales. Digámoslo con todas sus letras: gasto un chingo de dinero al mes en mi adicción, más del que a veces debería. En el último mes, me he dado cuenta de un par de cosas. Juzguen ustedes...

Diler 1


Situación: Con mi tarjeta de crédito, pago un “adelanto” de una figura que llegará “próximamente” en el sitio de un Sr, a sugerencia de él, ya que la figura “estaba en la mira” de varios de sus compradores. Tiempo más tarde, gano la figura en cuestión en una subasta, por lo que de inmediato le cancelo la compra de ese producto (semanas antes de la supuesta llegada), lo que me dejo con un pequeño crédito a favor en su tienda. Justo un día después, recibo un email de su tienda, informándome que con motivo del festejo del aniversario del sitio, todas las compras que se realicen el siguiente día, tendrán un 20% de descuento, salvo preventas y figuras que no hay en stock.

Día del conflicto:

Yo: Qué onda? Oye, el saldo a favor lo voy a ocupar para comprarte dos figuras, tal y tal. El resto para completar el total sería en efectivo. Oye, al estar las dos figuras en stock, ¿me vas a aplicar el 20% de descuento, ¿verdad?

Él:
No, Tu saldo a favor era para una preventa. No aplica.

Yo: Ok, entonces solo voy a querer tal figura, gracias.

Corolario: Dinero a favor es dinero a favor. Punto. Independientemente de que haya sido por una preventa, el saldo que tenía iba a ser para comprar FIGURAS EXISTENTES, por lo que las reglas de la oferta se cumplían. Ese plan mamón me molestó bastante, considerando que al Sr. le he comprado más de veintitantas figuras (y ni hablar del dinero que me costaron), creí que ya era un cliente. No pedí que se rompieran reglas, simplemente era cuestión de semántica discrecional. En números: él iba a “perder” 200 pesos por su descuento. Al comprarle una figura solamente, el se “ahorró” un descuento de 160 pesos. Lástima, también se “ahorró” todo el dinero que ya no invertiré en sus figuras de ahora en adelante.
--------------
Diler 2

Situación:
Recibo un email con carácter de urgente de un diler al que le he hecho un par de compras jugosonas. En él, me informa que va a necesitar dinero, por lo que va a vender varias figuras a quien las quiera. Me manda incluso fotos de las mismas. Le pido precios para saber cuáles puedo adquirir y me sorprenden los costos bajos de muchas de ellas. Le envío una lista de lo que quiero, y le digo que dependiendo del precio que me de por todas (digo, si me las ofreció, es porque me considera cliente, ¿no?), le pagaré algunas en efectivo en 3 días y el restante podría dárselo la siguiente quincena o bien, sólo comprarle para lo que me alcance. Saco la cuenta y en realidad, sólo me faltarían 600 pesos para comprarle todo lo que quería de la lista, Todo esto sucedió en menos de 30 minutos via correo electrónico. Después de mi último mensaje, ya no recibo respuesta hasta un día más tarde.

Día del conflicto:

Él:
De la lista que me mandaste, sólo me quedan tal, tal y tal (menos de la mitad de las figuras por las que había mostrado interés). Pero tengo estos otros también... ¿Los vas a querer?

Yo: Estaba interesado en todos los que te dije. Pero como ya los vendiste, no gracias.

Él:
Oye, todavía tengo uno de los que querías, pero le falta esto, esto, esto y aquello. Pero ya no me dijiste si los vas a querer. Si no, para ofrecérselos al segundo postor.

Yo:
Ofrécelos al segundo postor.

Corolario: ¿Qué pedo con esto? ¿Por qué carajos la gente te ofrece cosas que no te va a dar? Yo le avisé de inmediato lo que quería y nunca recibí una respuesta pronta de si se iba a poder o no. Hasta que el Sr. terminó de venderle a quien sabe quien, se dignó a venderme las sobras. La lógica dice: si haces un ofrecimiento de este tipo, empiezas por tu opción más viable y le permites decidir. Si él te compra todo o algunas cosas, partes de ahí para acudir con tu segunda opción viable y así sucesivamente. Esa mamada de hacer un ofrecimiento comunal como saldos de Bloomingdale’s se me hace una grandísima estupidez. Si lo que necesitaba era una transferencia al minuto de un banco de Suiza, mínimo lo hubiera dicho. Yo considero que esperar 3 días por dinero seguro de un buen cliente, siempre será una decisión correcta para fomentar una relación fructífera. Él tal vez vendió todo lo que tenía que vender. Le deseo suerte cuando intente venderme algo en el futuro.
--------------
Diler 3

Situación: Tiempo atrás quedé con un diler novel de comprarle una figura a la que le traía muchas ganas, pero debido al alto costo de la misma, le informé que probablemente tardaría hasta dos meses en hacer el trato. Dos meses más tarde (osea, hoy) tengo un pequeño superávit que puedo invertir en dicha figura. Por lo que lo contacto para avisarle que por fin ya podemos hacer negocios. Aunque no tengo el dinero completo, sí tengo más de la mitad y planes que nos benefician a ambos. Las opciones son: a) llevarme la figura, pagarle lo que tengo y el resto con tarjeta a través de Mercado Pago, b) llevarme la figura, pagarle lo que tengo y depositarle el resto en dos quincenas, a sabiendas que soy un cliente de confianza y puntual o c) esperarme a que tenga el dinero completo y hacer el trato hasta entonces.

Día del conflicto:

Él: Fíjate que como me comentaste que ibas a tardar un tiempo en comprarla, pues empecé a mover todas las que tenían, y ¿qué crees? Justo ayer se vendió la última. Pero si gustas, pasa el fin de semana, déjame 500 pesos y en un mes cuando ya tengas el dinero completo, seguro ya te tengo tu figura.

(segundos después de recibir este email, me meto a ML y ahí estaba, en toda su magnitud, la venta de la figura “que ya no tenía”, esperando a alguien con todo el efectivo para comprarla)

Yo: Uy, que mala suerte. Ni hablar, así sucede a veces. Bueno, entonces yo creo que mejor ocupo ese dinero para otra cosa y cuando junte la cantidad completa, yo te vuelvo a contactar.

Corolario:
Estarán de acuerdo que no me puse en un plan de “My way or the highway” con este Sr. De hecho, le di tres opciones. Cabe señalar que en repetidas ocasiones me ofrecieron la figura, incluso al mismo precio que él me la daba y con facilidades, pero como soy persona de palabra, no la adquirí porque ya había quedado con él. Si no quería soltármela hasta liquidar el total, no había bronca, hubiera elegido la tercera opción y yo me espero o se lo aparto. Pero inventarse un megachoro (y malo, aparte) para darme largas, y aparte pedirme dinero para “apartarla” sí fue poco elegante. Clásica situación donde la verdad resultaba mejor que inventar cualquier cosa. Yo cumplí al querer comprarle la figura, pero en el momento en el que él mintió, se fue a la goma nuestro acuerdo. Como agente libre, compré esta figura de inmediato con otro proveedor (aunque me costó 300 pesos más cara, pero con facilidades) y el Sr. antes mencionado tendrá un cliente menos que se interese en sus productos agotados con ventas activas.
--------------
Esto de comprar TF ayuda mucho como ejercicio social. La maquinaria sentimental detrás de las acciones de intercambio, sobre todo entre personas afines a los productos en cuestión, genera vínculos afectivos diversos y escenarios de luchas clasistas en el imaginario colectivo del estrato social afectado. Traducción: hay de todo en esta villa del Sr.

Ahora bien, todas estas situaciones que se dieron en un mes/tiempo, son la parte no satisfactoria. Aunque menos, también hay ejemplos de gente honesta con ganas de hacer buenos negocios con compradores valiosos.

Caso 1:

Un diler al que llevo comprándole ya bastantes figuras, me ofrece una nueva cuando acudo a su local a recoger dos TF pendientes. Me muestro indeciso, ya que a pesar de que sí me interesa, no cuento con el efectivo para pagarla en el momento. Comienza la negociación de su parte.

Él: Tú pones los plazos y las cantidades. Eres cliente y confío en ti. A mi si me dicen “va”, yo le entro, siempre y cuando cumplan.

Yo: Te propongo esto: Me llevo la figura y te la pago en tres quincenas a partir de la siguiente, depositándote directo en tu cuenta. ¿Te late?

Él: Va

Trato hecho. +50 puntos de karma para el diler. Él sabe que yo no fallo, cuenta con mi palabra y se lo he demostrado al comprarle las figuras que le he pedido/apartado. Así de simple. Este Sr. se convirtió de inmediato en mi nuevo diler de cabecera.
------------
Caso 2:

Ayer pasó el pago de la tarjeta en ML que realicé para adquirir un TF. El vendedor es nuevo para mi, nunca había hecho un trato con él. Cuando me notifican de ML sobre el éxito del pago, me comunico con él.

Yo: Oye, ya pasó el pago. ¿Nos podemos ver hoy para la entrega?

Él: Seguro, mira yo ando por tal lado hasta tal hora.

Yo: Uy, la onda es que yo salgo de la oficina hasta tal hora.

Él: Entonces, ¿te late pasar por ella?

Yo: ¿En donde andas?

Él: Por tal y tal lugar...

Yo: Uy, me queda un poco lejos, yo podría pasar por tal y tal lugar...

Él: Mmhmm. Complicado.... ¿Por donde está tu oficina?

Yo: En Santa Fé...

Él: Sí ubico. ¿Y si te la llevo al rato?

Yo: (sorprendido) ¡Pues va!

Él: ¡Pues va!

Trato hecho. ¡Estas son ganas de vender chingao! El wey sin conocerme, sin sentirse comprometido por compras anteriores o sin ningún costo adicional, se lanzó desde Polanco hasta Santa Fé para entregarme la figura. Ni siquiera, como muchos otros, me pidió que me conectara en ese instante para liberarle el dinero. Otros hasta te obligan a que sueltes el dinero antes de la entrega. El Sr., de lo más cool y calmado, se mostró feliz de hacer la venta, emocionado, atento. Chingón, pa’ acabar pronto. La figura es la que aparece en la foto, entregada en mi oficina sin panchos, ni costos adicionales o malas caras. Starscream Masterpiece (#96) no sólo fue una figura más, fue la carta de presentación de un diler con el que espero hacer tratos de nuevo.
-----------
En resumen, en estos tiempos tan de la fruta en el apartado económico, un vendedor debería estar consciente de lo difícil que es hacerse de clientes buenos, como yo. No es broma, soy una persona de palabra que nunca queda mal. Debe ser bien difícil, por las historias que luego cuenta mi hermano (que es vendedor profesional, pero de otras cosas), tener clientes que constantemente te compren y con los que cuentes para hacer buenos tratos. Tenerme como cliente y hacerme una jaladita como las mencionadas con anterioridad, seguramente no dejará en la quiebra a ninguno de los dilers que mencioné. Por supuesto, no debo ser el único cliente en el mundo. Pero así como yo, debe haber otros que prefieren pagar un poco más por recibir las cosas en mejor estado o adquirirlas con facilidades. Y qué mejor que un vendedor que te ofrece todo esto sin costo, como valor agregado a la lealtad que demuestras.

Siendo honestos, un vendedor siempre necesitará más a un comprador que a la inversa. Finalmente, un diler se queda con su dinero parado, con sus ventas que generan costos y las comisiones que se comen la ganancia si no hay trato. Un comprador, simplemente toma su dinerito (o su plastiquito) y lo lleva a otro lado donde lo aprecien más. Así es el mundo señores. De ahora en adelante, le daré más valor a mi dinero y no se lo entregaré a cualquier fulano.

Así que tú, sí tú vendedor en potencia. La próxima vez que quieras vender tu producto y ponerte en plan de diva conmigo... aléjate lo más rápido que puedas y véndeselo a quien más confianza le tengas (si lo encuentras). En lo que a mi respecta, todos los dilers instalados en la usura y la codicia se van a la mierda. ¡Bienvenidos los que tengas ganas de venderle a un excelente cliente!

Por cierto, ¿comenté que con mi reciente promoción, también fui acreedor a un jugoso aumento de sueldo?

Mmmmhmm... ¡Salud por el futuro de mis compras!
¿Quieres saber más?

19 de junio de 2008

Transformer de la semana: Shockwave Energon

“I see you.”

Un poco tarde, pero con el mismo entusiasmo de siempre, traigo para ustedes la reseña de esta semana. En caso de que no lleven la cuenta, les informo que este es el décimo Transformer de la semana. Por lo tanto, en esta ocasión, en vez de permitirle al azar que eligiera al afortunado, seleccioné a una figura que con seguridad conocen. Se trata del maligno y despiadado estratega y tirador Decepticon encargado de sabotear comunicaciones y eliminar amenazas a cientos de kilómetros de distancia. Es grande, mortal y ruidoso. El es... ¡Shockwave!

Antes de comenzar con lo bueno, quiero aclarar algo -no faltará el geek que llegue algún día aquí y se queje-. Sucede con mucha frecuencia en el universo TF que de una línea de juguetes a otra, un personaje deja de existir como tal y líneas más tarde, regresa. Por cuestiones de narrativa, mercadotecnia o vayan ustedes a saber que carajos, en los saltos cuánticos entre historias, muchos personajes cambian de apariencia, forma (física y de ser) y en algunos casos como este, de nombre. El verdadero nombre de esta figura es Shockblast, ya que por razones más allá del nivel intelectual de este blog, Hasbro/Takara perdió la marca registrada sobre el nombre "Shockwave", aunque cualquier fan sabrá que se trata del mismísimo Shockwave que apareció en G1 y recibió un tratamiento de modernidad. Como no soy fan de respetar los cánones y en general tengo pedos con hacer otra cosa que no sea mi voluntad, en MI colección este TF es Shockwave y punto. ¿Dudas? ¿No? Qué bueno.

Este Shockwave pertenece a la serie Energon, que al igual que prácticamente todas las líneas de juguetes, tuvieron una serie animada para reforzar las ventas al alterar las mentes de los chamaquitos -y de los adultos de más de 30 que no juegan con ellos, pero los coleccionan-. Los juguetes de esta línea se caracterizan por incluir armas/extensiones/elementos de plástico transparentoso de colores que emulan las armas de Energon (el Choco Milk de los Transformers). El primer modo alterno de esta figura es el de un tanque láser cybertroniano.

-Es muy común que en Cybertron, los pequeños robots deseen convertirse en un poderoso tanque láser cybertroniano cuando se hacen adultos. O en un camión de bomberos o una ambulancia-

Si no conoces el modo robot, este modo alterno parece un tanto confuso. Ok, tiene orugas y podemos ver la parte que se supone debe ser el cañón. De ahí en fuera, todo lo demás parecen un montón de partes colocadas al azar. El vehículo tiene pequeñas ruedas, por lo que es fácil desplazarlo y jugar con él como si fuera un verdadero... tanque láser cybertroniano. El punto aquí es que esta modalidad es muy poco convincente, considerando que el supuesto vehículo que intenta emular no existe.

-Por donde lo veas, este tanque láser cybertroniano es enorme. Y tiene que serlo, ya que los tanques láser cybertronianos tienen dimensiones colosales-

Un detalle que puede ser bueno, pero la mayoría de las veces resulta algo bastante irritante, es la inclusión de sonidos electrónicos. Esta figura trae dos que se activan al mover un interruptor. Este mismo interruptor hace las veces de gatillo y activa el proyectil del cañón. La parte irritante aparece cuando transformas la figura y por error mueves el switch o bien, cuando al disparar, se queda trabado, Me ha pasado como chingo mil veces. De hecho, al hacer esta reseña, creo que le bajé como 3/4 a la batería.

OK, el segundo modo requiere de más imaginación por parte del usuario -sí, mucha más que la necesaria para entender el tanque láser cybertroniano-. Al girar la parte superior, rotar las extremidades superiores e inferiores y abrir unos paneles que se encuentran en estas mismas, ¡TA DA!, ahora tienes un cañón satelital. Aunque nunca lo aclaran en el instructivo, me imagino que también es cybertroniano.

-2 de cada 10 personas supieron que esto es un cañón satelital. Las ocho restantes sólo dijeron “satelite”-

Nunca vi la serie animada, pero por lo que investigue, este era el modo alterno más utilizado por Shockwave. En él, el muy desgraciado vigilaba a sus víctimas, interfiriendo sus comunicaciones y además, les disparaba un poderoso “láser” desde alturas extraespaciales con una puntería digna de cuchillero de circo. Un poco cobarde, para algunos, pero infinitamente delicioso para los que gustamos del arte esnaiper.

-Si tiene celdas solares, es un satélite. O un reloj Casio de los 80’s-

Es en este modo es donde el segundo sonido resulta lógico; se escucha como el ruido que se oye en las películas cuando un satelite sobrevuela un planeta. Como código morse, pero con reverb y más rápido. Lo grabé en el video, pero gracias a que utilizo el Windows Movie Maker para hacerlos, estoy limitado en la edición. Si hay algún interesado, con gusto subo un video de los dos sonidos.... ¿Nadie? Qué bueno, tengo fiaca.

El modo robot es bastante obvio cuando sabes como esta el asunto. Un par de giros sencillitos y en menos de lo que dispara un tanque láser cybertroniano, ¡Voila! Uno de los mejores robots Transformer que existen y por supuesto, uno de mis favoritos en la colección. ¿Les resulta familiar?

Este modo hace que olvides por completo la insatisfacción de los otros dos. El cuerpo está perfectamente bien detallado y es un homenaje completo al Shockwave G1. Desde el cañón en el brazo derecho, hasta la hiperreconocible cabeza, todo en él grita ¡G1!. Incluso los colores, ignorando los verdes transparentosos neón, hacen alusión a la increíble figura del pasado.

-El ojo que todo lo ve-

No puedo dejar de mencionarlo: el rostro de Shockwave es uno de mis favoritos de cualquier robot de todos los tiempos. Como ya lo había mencionado antes, prefiero el look artificial que una apariencia humanoide. El ojo robótico en una cabeza minimalista inexpresiva es mi súperhit. Como que refleja la peligrosidad potencial de un robot vil. Me encanta. Si pudiera quitarme la cabeza y ponerme otra, sin duda, sería la de Shockwave. Aunque ahora que lo pienso, comer y beber serían como difíciles.

-¡Ahí madre!-

La articulación del robot es excelente, Las piernas son muy buenos soportes para el resto del cuerpo y ambos brazos cooperan para la pose destructiva. Obviamente, el brazo con el escudo y arma dual tiene más movilidad que el brazo cañón -que es donde se alberga el dispositivo para los sonidos-, pero esto no afecta la cantidad de movilidad a tu disposición. Shockwave es un gran modelo para la cámara.

-¡Shockwave shockblast!

Resulta evidente que los modos alternos fueron creados a partir del modo robot, por lo que al final, no resultan muy convincentes. Tanto el tanque, como el cañón satelital fallan al intentar aparentar similitud con objetos irreales que son difícilmente identificables. No es que sean malos, pero finalmente, para casos prácticos, da lo mismo ser un cañón satelital que una estrella ninja gigante cybertroniana. Sin embargo, el modo robot es increíble. Me cuesta mucho encontrarle “peros”, pero de tener que hacerlo, tal vez me iría sobre los dos tonos verdes utilzados en la figura. Como que chocan entre si. Yo me hubiera quedado con el contraste gris/morado de la figura G1. En conclusión, Shockwave es una figura genial que aunque no tiene modos alternos muy atractivos, es todo un trofeo en su modo robot. Un trofeo digno de cualquier colección.



Costo actual MIB: entre 25 y 60 dólares (a mi me costó 30)

Modo tanque: 7.0
Modo cañón satelital: 7.5
Modo robot: 9.5

Overall: 9.0
¿Quieres saber más?